viernes, 12 de octubre de 2018

Aquella casita amarilla




                Lloró en tempestad, 
                también en calma.

                Olvidada, lloró a la Ausencia
                su muerte
                y la distancia.

                A veces con compañía, 
                y siempre con Soledad.

                Lloró adioses
                y a Dioses.
                Al miedo, 
                sus nervios
                y la Promesa.

                Aquella casita amarilla 
                lloró tanto y tan diverso,
                tanto y por nada...

                Que, consumida y con su vida,
                lloró lento y también deprisa.
                Lloró poemas
                y, por llorar,
                lloró hasta sonrisas.
                
                © MARÍA VILLAVERDE